UMBRA

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia en el suelo y en las paredes aparece y desaparece repentinamente, se pliega, nos sigue, se curva, se inclina. Negarse a aceptar que nos pertenece pero no, es como negar el cielo.  Después se irá súbitamente y vendrá hasta poco a poco  enlazarse, crecer, expandirse y sabremos exactamente donde está, costará saberlo mientras no haya luz, pero se sabrá.

Ser absorbidos por una idea hasta conseguir transportar a alguien, poder entrar en su imaginación, es algo que siempre me ha atrapado. La fotografía por su puesto contiene ese tipo de virtudes en donde la entrega, dedicación y la mirada del fotógrafo, su perspectiva del mundo, juegan el papel mas importante.

fotolibros fotolibros europeos viviansassen umbra-02.jpg

Por lo mismo no siempre depende unicamente del esfuerzo del fotógrafo, y mas si este ha sido llevado a un libro. Son cosas que aparte del trabajo obedecen de las cualidades físicas del objeto, en este caso, el tamaño, materiales, la portada, y por su puesto la luz que pueda existir en el lugar para verlo con tranquilidad y como no, la disposición del observador. En UMBRA la experiencia se originó de una manera poco habitual, pues el tamaño del libro (35x26cm) y el no tener portadas rígidas hizo que comenzara sin darme cuenta por cualquier lugar, con la sorpresa de encontrar algunas fotografías a color y en b&n acompañadas de unas paginas casi cerradas (unidas en la parte superior) conteniendo unos poemas que en el momento no me detuve a leerlos, y que lo único que hicieron fue hacerme pensar en “tengo que volver a verlo” y no solo una ni dos, si no varias veces.

Por tanto, creo que la mayoría de las veces que hablamos de un territorio determinado, se nos vienen a la mente millones de imágenes relacionadas con ese lugar. Imágenes producidas y recogidas por nuestro cerebro para intentar clasificar como es y que hay allí. La única manera de alterar esas imágenes preconcebidas es, conociendo propia y fisicamente ese lugar, o que alguien en algún momento nos muestre o decida generar fotografías nada relacionadas con nuestra forma fija de determinarlo.

Es lo que sucede la mayoría de las veces que se piensa en Africa. Fotografías impulsadas por los medios de comunicación que solo alimentan una vez mas ideas hechas de como es este lugar. Preciosos paisajes bajo el sol del atardecer con algún nativo en contra luz, fila de elefantes caminantes, paisajes tipo National Geographic, todo en relación a como proteger un deseo turístico alimentado por un exotismo occidental. Y por otro costado imágenes relacionadas hacia lo que temer; el hambre, el genocidio y el VIH. Fotografías en b&n de niños con vientres hinchados y moscas rondando. Enseguida revienen fotógrafos como Sebastiao Salgado o Leni Riefenstahl que generaba algo parecido a un informe lineal de lo exótico, nada que no fuera noble y salvaje.

fotolibros fotolibros europeos viviansassen umbra-04.jpg

Es así cuando el mas leve cambio a esos asentados códigos visuales pueden hacer surgir una nueva visión desde adentro, desde una distancia cercana, impulsados por recuerdos de una infancia vivida en Kenia.

Vivian Sassen genera UMBRA, una breve reflexión sobre la sombra que se mezcla con su manera de mirar y relacionarse con el mundo. Aquí la sombra yace con una importancia sugerida, con un significado diferente, no como un elemento que entra y desaparece en un encuadre, si no algo presente, casi como un recorte silueteado sobre la imagen y que sobresale en cada fotografía; la sombra se convierte en si misma en una entidad que desde el encuadre y la ejecución obtiene una personalidad.

Pero la sombra también tiene que ver con múltiples capas de asociación; el deseo de la fotógrafa a hacerla figura principal tiene que ver con el anhelo y la ansiedad y el miedo hacia la  muerte. En gran medida también es un reflejo de una posición política , sobre como miramos a los demás, que identidad tienen, a que etnia pertenecen, de que manera interpretamos y etiquetamos a la gente de un lugar diferente al nuestro. En gran medida Sassen revuelca ideas figurativas preconcebidas de como creemos que son. Con la sombra se van los  detalles y cualquier tipo de etiqueta. La sombra de una mano sosteniendo un cuadro azul nos remite a la vez a algo mas pictórico, transportándonos a cuadros de Malevich  por su constitución y sencillez o en si mismo por el uso único de dos colores negro y rojo, negro y amarillo.

fotolibros fotolibros europeos viviansassen umbra-10.jpg

En el año 2012 Vivian Sassen publicaba Die Son Sien Alles. Un trabajo con el que establece una serie de preguntas sobre la manera de como nos vemos a nosotros mismos, y de como una sociedad abrazada por el capitalismo y la globalización  introduce elementos no propios que el consumo a arrastrado hasta sus orillas; adidas, nike, coca cola. Y como los restos de la publicidad, vayas, lonas, afiches han terminado  decorando el interior de las viviendas, peluquerías, villares o por simple utilidad, estos fragmentos han sido apropiados, para  ayudar a ocultarse del sol o simplemente para  no dejar pasar la arena a un lugar. 

En Umbra Sassen no fotografía de una manera documental, si no que plantea otra serie de interrogantes, y si bien el entorno es algo que acompaña el desarrollo del trabajo, las abstracciones y el juego continuo con la forma y la figura terminan siendo lo mas atractivo. Su relación directa con la moda emerge con sutileza y se aprecia en la conformación de algunas fotografías en las que el modelo podría ser cualquiera, simplemente en esos cánones de belleza también interrumpe desde la propia naturaleza, desde la gestualidad corporal, intentando no convencernos si no simplemente atribuyendo valor e intención a  formas sencillas que puedan llegar a contarnos algo.

fotolibros fotolibros europeos viviansassen umbra-12.jpg
fotolibros fotolibros europeos viviansassen umbra-13.jpg


Datos y enlaces externos sobre este fotolibro.

Datos de Publicación

Autora: Vivian Sassen

www.vivianesassen.com


Editorial: Munchen

ISBN: 978-3-7913-8160-2

Páginas: 196
Medidas: 26 cm x 35 cm

País: Países Bajos

Año: 2015

Nota: Este fotolibro en Colombia no se consigue, sin embargo, si quieres consultarlo contáctanos a info@dobleespacio.com