DONDE NO PUEDAS VERME

“En esta casa siempre hablaban de ella, de cómo tenían que estar atentos a su mirada, si ponía ojos grandes, debías mantenerte callado, si movía los ojos a un lado, era hora de marcharse de inmediato; pero si te miraba fijamente, era mejor salir corriendo”

FOTOLIBROS MEXICANOS - FOTOGRAFAS MEXICANAS - DONDE NO PUEDAS VERME - SARAI OJEDA-01.jpg

“Reescribir una historia”, Recontar para comprender y entender los detalles que se nos escaparon, como el  sueño apenas comprensible, y la búsqueda de contarlo para esclarecerlo, o la pesadilla de la noche anterior, que nos desconcertó tanto que es necesario hablarlo para que no se quede adentro.

En cada página Saraí Ojeda nos plantea un viaje de regreso a la infancia, tocarlo es una inmersión  al origen de nuestros miedos, desempolvar el espejo donde no queremos mirarnos, abrir las cortinas de la casa vacía y volver a tomar a las muñecas que siguen reclamando que alguien las peine. Con una mezcla de realidad y ficción nos habla de un sueño que se tornó pesadilla.

FOTOLIBROS MEXICANOS - FOTOGRAFAS MEXICANAS - DONDE NO PUEDAS VERME - SARAI OJEDA-03.jpg

El FotoLibro inicia con un folleto de imágenes de archivo, los recuerdos como augurios colocados al comienzo, el dialogo comienza con el desconcierto, donde deberían estar las memorias de infancia, se encuentran borrones y tristezas enmudecidas. Imágenes intervenidas por manuscritos rayados, como metáfora de la confrontación y el maltrato de la memoria.

La entrada de la casa se abre y “Donde no puedas verme”, nos narra la historia familiar de la generación de cuatro mujeres que habitaron la misma casa,  bisabuela, abuela, madre y la hija; la autobiografía de Saraí Ojeda, una cicatriz del linaje materno como un lecho de represión y sofocamiento. Envuelto en papeles indefinidos, autoritarismo, y pérdida de identidad.

Los claro-oscuros prevalecen desde el inicio. Las sombras, como los retratos, son inquietantes, cada imagen nos piden que las observemos y la cuestionemos, en contraste las intermitentes luces nos hablan de la dualidad, en ese lugar oscuro también habían refugios y escapatorias.

El reto de llevar un proyecto personal y pensarlo como un objeto que guarde una experiencia vivida supone dos retos, según nos plantea Saraí, “El del proceso de materialización del objeto y el reto personal para poder contar una historia. Hacer un FotoLibro no es algo fácil, tienes q pasar por un proceso. El mío me llevo 4 años, tal vez más, si tomas en cuenta que vas asimilar tu propia historia, llevarla a la fotografía y hacer una edición después de ese proceso. Finalmente viene la parte material a donde necesitas tomar decisiones sobre el tamaño, el formato, el diseño, y finalmente el financiamiento. No es algo que puedas resolver solo, y tampoco es sencillo. Se requiere de apoyo de muchas personas, el proceso de trabajo con Ana Casas y Ramón Pez y los revisores fue fundamental, el intercambio de ideas y experiencias hicieron que el discurso fuera contundente”.

Los textos que componen la obra me parecieron muy sutiles y poderosos,  parte fundamental de la historia. La narrativa es descriptiva y nos envuelve en el espacio y el tiempo al mismo tiempo que nos genera sensaciones, sugiere vivencias cotidianas que encierran múltiples significados. Se conjuntan en un cuadernillo que finaliza el FotoLibro y nos abre la puerta para continuar asimilando la historia aun después de terminar de verlo.

En una visita a la Hydra, sabía que era un objeto con un proceso pensado y al mismo tiempo un resguardo de mucha sensibilidad. Sus imágenes, edición, materiales e impresión me parecieron de muy buena calidad. Al hojearlo, me sentí en la casa que no habité, pero que era la mía. Ahí también nacieron mis miedos. Yo también me cubrí en sus sombras.

Llevar un proyecto fotográfico a Fotolibro

Un cuestionamiento común en los fotógrafos es cuando es pertinente llevar un proyecto a Fotolibro, según la  experiencia de la autora nos lo describe como complejo y muy introspectivo, una tarea continua, donde al mismo tiempo que elaboras un objeto piensas en su contenido, que continúa creciendo y madurando, tal vez incluso después de terminar el Fotolibro.

“En el fondo, siempre supe q tenía q ser un libro, y convertirlo en ello fue un proceso mucho más profundo y enriquecedor porque la historia se fue construyendo a partir de los recuerdos, pero también del día a día, de lo q aún estaba ocurriendo en el momento”

DONDE NO PUEDAS VERME, es un fotolibro de 106 páginas, de producción offset coordinado por INFRAMUNDO, proyecto de Hydra, por Ana Casas Broda, José Luis Lugo y Ramón Pez.


Texto de Mariceu Erthal - instagram - mariceufotografia@gmail.com

Imágenes: Mariceu Erthal


Datos y enlaces externos sobre este fotolibro.

Datos de Publicación

Autora: Saraí Ojeda


Editorial: INFRAMUNDO

ISBN: NA

Diseño y edición: Kalev Erickson

Año: 2018
Tamaño del libro : 13,5 x 19,5 x 1 cm 
Número de páginas: 106 
Impresión en offset 
Intervención hecha a mano por el autor en la portada

País: Mexíco

¿Donde comprar?

Editorial INFRAMUNDO

Nota: Este fotolibro en Colombia no se consigue, sin embargo, si quieres consultarlo contáctanos a info@dobleespacio.com