荒木経惟 Araki Nobuyoshi, Sentimental Journey, Winter Journey (1991)

Captura de pantalla 2018-04-13 a las 8.59.40 p.m..png

“Gonna take a sentimental journey
Gonna set my heart at ease
Gonna make a sentimental journey
To renew old memories”

Bud Green (1944), Sentimental Journey.

Sentimental Journey: Winter Trip, es un libro de 1991 de Nobuyoshi Araki. Es importante resaltar que es un diario visual de su esposa, y éste como muchos de sus fotolibros se puede poner al mismo nivel simbólico de sus diarios de comida, su colección de flores y juguetes de plástico, o de sus múltiples caminatas por las caóticas calles de Kabukicho. Es una exploración taxonómica (clasificación artificial) de la realidad a partir del reconocimiento de un sistema de almacenamiento y recuperación de momentos. Visto de otra manera son las cosas que le llaman a atención y éste las captura y las clasifica en diferentes proyectos, siendo los más personales los Sentimental Journey, por ejemplo: Yoko, su gato, aspectos cotidianos de la vida de pareja.

La fotografía siempre ha tenido una relación muy estrecha con las ciencias y muchos fotógrafos todavía utilizan esta cualidad para mostrar la realidad pero se tiene que entender que el hecho de “captar” la realidad, lo que verdaderamente se hace es crear múltiples realidades y visiones. Didi-Huberman es muy elocuente al decirlo.

“Ciertamente, no existe una sola imagen que no implique, simultáneamente, miradas, gestos y pensamientos. Dependiendo de la situación, las miradas pueden ser ciegas o penetrantes; los gestos, brutales o delicados; los pensamientos, inadecuados o sublimes. Pero, sea como sea, no existe tal cosa como una imagen que sea pura visión, absoluto pensamiento o simple manipulación. Es especialmente absurdo intentar descalificar algunas imágenes bajo el argumento de que aparentemente han sido “manipuladas”. Todas las imágenes del mundo son el resultado de una manipulación, de un esfuerzo voluntario en el que interviene la mano del hombre (incluso cuando esta sea un artefacto mecánico). (…) La cuestión es, más bien, cómo determinar, cada vez, en cada imagen, qué es lo que la mano ha hecho exactamente, cómo lo ha hecho y para qué. con qué propósito tuvo lugar la manipulación. Para bien o para mal, usamos nuestras manos, asestamos golpes o acariciamos, construimos o destruimos, damos o tomamos. Frente a cada imagen, lo que deberíamos preguntarnos es cómo (nos) mira, cómo (nos) piensa y cómo (nos) toca a la vez.”

 Araki no solo ha creado a través de su taxonomía de las cosas una forma de entender el mundo sino que también una forma de relacionarse con éste y un lenguaje muy particular con el cual se expresa. Su viaje emocional, es uno visto a través del lente, capturado en papel y convertido en monumento, en libro(monumento entendido como recuerdo, ofrenda votiva). El libro tiene la capacidad de volvernos a llevar a momentos felices y dolorosos. En el caso del libro de Araki, por sus características de diario, tanto por las imágenes secuenciadas linealmente como las fechas impresas y hasta por los comentarios que éste hace,  logra que nos transportemos a una experiencia o como diría la canción Sentimental Journey a renovar viejas memorias o en una traducción más libre, a revivir. Revivir la experiencia de la enfermedad y muerte de Yoko, la esposa de Araki.

Esta edición de Sentimental Journey: Winter Trip, del 2009 tiene un elemento adicional y es la introducción 22 fotos del primer Sentimental Journey. Esta reedición de la editorial Shinchosha, ayuda a los nuevos lectores a conectar dos momentos fotográficamente importantes en la vida de Araki. El matrimonio y la muerte de Yoko, su esposa. Una de las temáticas más constantes de la fotografía japonesa es de del Eros, que muchas veces se asocia con la sexualidad o el amor y con Tánatos, la muerte.

La primera imagen del libro es un retrato matrimonial le sigue un texto de Araki escrito en rojo que habla obviamente del amor pero éste tiene un gran amor que es la fotografía y no pierde la oportunidad para hablar sobre el sentido de ésta y además nos invita a disfrutar de su obra más personal, el diario de Yoko.  

Captura de pantalla 2018-04-13 a las 8.28.47 p.m..png

Si bien son dos historias o si se quiere un preludio y un réquiem, cada una tiene un tono diferente por la diferencia de casi 20 años que separan los dos proyectos fotográficos. Los personajes son los mismos, sin embargo, la forma en que se aborda es diferente, la energía sexual se percibe como característica principal del preludio, Eros domina.

Las imágenes de la luna de miel, son fotos predominante lavadas a comparación de las de la muerte de Yoko, que son todo lo contrario. Una imagen que es particularmente fuerte  es la imagen de Yoko en posición fetal dormida en medio del agua,  esta fotografía se caracteriza entre otras cosas porque no esta mirando la cámara desafiantemente, retando al fotógrafo a seguir en su labor o a detenerse. Agotada quizá por alguna caminata o por la exigente sesión de fotos, Yoko se rinde al cansancio y duerme. 

El insaciable monstruo fotográfico que es Araki recuerda también la imagen de Hokusai llamada Tako to ama que puede traducirse como el pulpo y la chica del mar. En cuyo grabado un pulpo con sus diferentes tentáculos intenta estar omnipresente en el cuerpo de una chica, asimismo el fotógrafo quiere estar con su cámara por todas partes en Yoko. Le hace el amor con la cámara, un tentáculo más(¿?).

328c23bea776b053731197916fddd1e6.jpg
Captura de pantalla 2018-04-13 a las 8.40.25 p.m..png

La falta de retratos tomados por Araki en el réquiem en comparación con la luna de miel es desconcertante, hay retratos tomados por terceros como en el caso de varias fotos que le toman a Araki en el funeral y fotos antes tomadas por el mismo fotógrafo de Yoko, sin embargo, los únicos retratos de esta parte del libro corresponden a momentos antes de conocerse la enfermedad de ésta.

Sombras, manos, flores y objetos inanimados. Conscientemente el autor parece eludir el rostro de la muerte, le da cara a través de la imagen de cartón que se encuentra en uno de sus recorridos de su casa al hospital, le da rostro a través de fotografías pasadas. Es quizá la única forma que encuentra éste de huir de la muerte. Araki con la calidad de la permanencia que tiene la fotografía hace de su amor algo inmortal y bello. Es igualmente su forma de duelo.

Captura de pantalla 2018-04-13 a las 8.48.32 p.m..png

En una de las fotografías fínales del réquiem Araki fotografía  un hueso del cuello (¿?) Los restos humanos que generalmente tienden a estar escondidos, enterrados en este caso son exhibidos, celebrados como la presencia de Yoko. El mismo Araki comenta que el hueso se parece a la cabeza de su gato, de esta manera no solo introduce algo de humor sino que unifica todas las cosas que considera más cercanas a él.

En vez del objeto de la inevitable muerte que pueden ser tumbas, estatuas, figuras tridimensionales que erigimos a la memoria de las personas. Los libros de igual manera son recordatorios de eventos, huellas de luz. Araki logra capturar y sintetizar su amor por una persona usando un medio como el fotolibro. un monumento que sirve para esconder pero al mismo tiempo para visibilizar. En el caso de Sentimental Journey: Winter Trip una historia de amor universal.

Captura de pantalla 2018-04-13 a las 8.53.14 p.m..png

LEONARDO CARO CATAÑO. - kardios@gmail.com - INVERSA EDITORES


Datos y enlaces externos sobre este fotolibro.

Datos de Publicación

Autor: Araki Nobuyoshi

Editor: Shinchosha Company

Idioma: Japones.

Número de páginas: 124.

ISBN 978-4103800019