Kleine Fotoenzyklopädie - Pequeña Enciclopedia

Kleine Fotoenzyklopädie.jpg

La tabla de contenido de Kleine Fotoenzyklopädie (Pequeña Enciclopedia) de Guadalupe Ruiz presenta una secuencia ordenada de 37 capitulos claramente definidos que contienen en total 645 fotografías, pero cuando llegamos al segundo capitulo ya tenemos problemas.


El primer capítulo, titulado "Rascacielos", contiene fotografías de ... rascacielos. El segundo capítulo, "Edificios nuevos", contiene edificios nuevos, pero algunos de ellos también son rascacielos. El tercer capítulo, "Edificios, Chicago" crea más problemas. Algunos de los edificios tienen elementos de las tres categorías establecidas hasta ahora: nuevos rascacielos en Chicago. ¿Por qué, entonces, se hacen parte de este capítulo y no de uno de los dos anteriores? ¿Es porque los edificios en los dos primeros capítulos parecen ser de Nueva York, no de Chicago? Entonces, ¿por qué la tercera categoría incluye a "Chicago" como parte de su categorización, pero las dos primeras no incluyen "Nueva York"? El sistema de organización ya ha mostrado sus limitaciones y todavía estamos en las páginas iniciales.

Fotolibros colombianos

Los primeros seis capítulos contienen arquitectura y quizás todavía podamos aferrarnos a la idea de que la enciclopedia que tenemos en nuestras manos es en realidad una enciclopedia, a pesar de los problemas de sus categorizaciones. El capítulo siete, sin embargo, está compuesto por las portadas de libros y revistas revolucionarios. Le sigue un capítulo sobre pinturas albanesas. ¿Qué diablos está pasando? El libro se disuelve en una aparente asociación libre, con subsecuentes capítulos de fotografías de un parque temático, muchas flores, capítulos separados para Navidad en Nueva York y Navidad en Bogotá, y un capítulo completo dedicado a los retratos de una persona llamada Sandra Milena.

Fotolibros Colombianos

La especificidad de los capítulos salta desde el campo a los artículos comprados de una delicatessen particular. Los temas varían desde lo universal, como los perros, hasta lo extremadamente personal, como en un capítulo sobre los artículos del hogar de los padres de Ruiz. En el momento en que hemos terminado el libro por primera vez, la enciclopedia de Ruiz recuerda la taxonomía de los animales en la enciclopedia china conocida como el Emporio celestial de conocimientos benévolos mencionado en el cuento de Jorge Luis Borges llamado ‘El idioma analítico de John Wilkins. En él, el mundo de los animales se compone de lo siguiente:

(a) pertenecientes al Emperador, (b) embalsamados, (c) amaestrados, (d) lechones, (e) sirenas, (f) fabulosos, (g) perros sueltos, (h) incluidos en esta clasificación, (i) que se agitan como locos, (j) innumerables, (k) dibujados con un pincel finísimo de pelo de camello, (1) etcétera, (m) que acaban de romper el jarrón, (n) que de lejos parecen moscas.

Fotolibros Colombianos
Fotolibros Colombianos
Fotolibros Colombianos

Visualizando los capítulos de forma individual, sentimos cómo Ruiz ha criticado y desmontado los sistemas de clasificación, mostrando el absurdo y la inutilidad de nuestros intentos de ordenar lo que está a nuestro alrededor e inspirando en el lector dudas ontológicas y epistemológicas fundamentales acerca de tal proyecto. También vemos en los capítulos de fotografías referencias a una de las principales preguntas que enfrenta la fotografía de hoy: cómo los archiveros, historiadores y artistas, entre otros, deben decidir qué imágenes tienen mérito del mar que se produce hoy, qué hay que dejar detrás, y cómo seleccionar y ordenar lo que nos representará y contar nuestra narrativa a las generaciones futuras.

Justo cuando el libro en sí comienza a sentir que puede categorizarse como perteneciente a los mundos de la fotografía conceptual, la argumentación filosófica y el intelecto, sin embargo, sucede algo sorprendente.

Una vez que dejamos de mirar los capítulos individualmente, y los vemos colectivamente, los patrones se vuelven claros y el sentido del gusto de una sola persona se vuelve palpable. Comenzamos a sentir la presencia de alguien que se siente atraído por las flores y las frutas, así como por el arte y la arquitectura, y que ama el color de los envases de los supermercados y de postres. Vemos sus primeras impresiones de Detroit a través de sus fotografías, y miramos los objetos de la casa de sus padres. La persona que toma forma es alguien que ha viajado, desde las ruinas mayas hasta Génova, que siente curiosidad por las diferencias entre la manera en que la gente decora para Navidad en Bogotá y Nueva York.

A partir del fracaso del intento del proyecto de organización objetiva emerge la mano oculta que ha estado ordenando el material, una presencia subjetiva, la propia fotógrafa. El enigmático desorden de los capítulos comienza a tener razón, pero para una sola persona, la propia fotógrafa. Sin embargo, como entendemos el libro como el prisma de la vida de esta mujer, el enigmático desorden de los capítulos comienza a tener también una razón para nosotros en cuanto a cómo los capítulos reflejan todos nuestros intentos de tejer y ordenar nuestra existencia. Este libro que al principio parecía de la cabeza también es del espíritu.

Fotolibros Colombianos
Fotolibros Colombianos

El trabajo de Ruiz nos recuerda que la estructura del mundo es la estructura que le damos. Por lo tanto, Kleine Fotoenzyklopädie tiene implicaciones políticas y culturales en la era actual de Big Data, Cambridge Analytica, algoritmos, Google Earth, bases de datos de ADN y archivos NSA. Ruiz subraya los límites inherentes, los defectos y la subjetividad de tales proyectos, sin importar cuánto puedan parecer que reflejen con precisión la realidad, y al hacerlo cuestiona su autoridad y poder. Los sistemas que creamos para explicar nuestro entorno también revelan tanto acerca de nosotros mismos, nuestras preocupaciones y prejuicios, como sobre lo que intentamos clasificar. Al recordarnos que los proyectos de acumulación de datos reflejan y sirven la demanda humana aparentemente interminable de definir, ordenar y conocer, ella también nos implica a cada uno de nosotros.

De esta manera, la enciclopedia de Ruiz trae a la mente otra historia de Borges, "Del rigor en la ciencia". Borges escribe acerca de cartógrafos tan ambiciosos que crean un mapa de su imperio en una escala de uno a uno. Las generaciones futuras ven el proyecto del mapa por la locura que era, dejando que el mapa se desintegre exponiéndolo a los elementos. Si bien Ruiz no esboza una visión de futuro para nuestra búsqueda contemporánea de ordenar completamente el universo, uno puede ver el libro como una crítica de nuestra dirección, uno tan mordaz e ingenioso como el de Borges, y Ruiz lo deja a nosotros para decidir qué pasa desde aquí.

Fotolibros Colombianos


Datos y enlaces externos sobre este fotolibro.

Datos de Publicación

Fotografías: Guadalupe Ruiz

Diseño: Guadalupe Ruiz - Adrien Horni

Editor: Kanton Bern, Werk-Buch

Formato, encuadernación: Encuadernación tapa dura / cosida

Tamaño: 13 x 20,5 cm

Número de páginas e imágenes: 672 páginas / 645 imágenes

Tipo de impresión y papel: Offset bw y color en LuxoArt Silk (100 g/m2).

Impresora: Auto impresa en el hogar / Biel / Suiza.  

ISBN: ---

¿Donde Comprar?

Librería NADA

*Si conoce otros puntos de venta háganoslo saber y pondremos aquí la información.