“Pequeño, mediano, grande”

GMP - Fotolibros Colombianos  - Varios Autores-9631-100.jp

Pequeño: Que tiene un tamaño menor de lo normal. Que tiene menos cantidad, calidad o importancia que otra cosa de su misma especie.

Mediano: De calidad, cantidad o tamaño intermedios. Que es poco bueno o casi malo.

Grande: Que tiene un tamaño superior al que se considera normal o superior en comparación al de otra cosa de su misma naturaleza. Que es especialmente intenso o perceptible.

GMP - Fotolibros Colombianos  - Varios Autores-9634-101.jpg

En el año 2011, la revista bogotana Matera ganó la convocatoria de publicación periódica de IDARTES con un proyecto especial titulado: “Pequeño, Mediano, Grande”.

La idea principal de este proyecto es la convocatoria, edición y publicación de tres revistas donde se reflexionará a partir de la naturaleza del tamaño en la fotografía. Una propuesta hacia la experimentación sobre cómo los tamaños de las cosas se relacionan con los tamaños de las imágenes que las reproducen, así como el medio impreso en donde se encuentran. La publicación, editada por Manuel Kalmanovitz y Nicolás Consuegra contó con una convocatoria abierta cuyos resultados proveen en la publicación final, todo tipo de imágenes que se relacionan de forma más o menos directa con la reflexión propuesta en principio.

Es así como en la revista dedicada al tamaño “Pequeño” podemos ver fotografías macro, imágenes de la infancia extraídas del álbum familiar, juegos de perspectiva o imágenes que evocan la soledad o el sentimiento de lo pequeño. Pero también la magnitud de un paisaje en plano general, un monumento o la inmensidad vista a través de una ventana de avión.

GMP - Fotolibros Colombianos  - Varios Autores-9638-102.jpg

En esta publicación la concepción de lo pequeño, lo mediano o lo grande, está representada por fotógrafos de distintas formaciones, experiencias y vivencias. Es allí cuando me cuestiono precisamente sobre la concepción y construcción de la Mirada. Aquello que, para algunos, es ese don mágico con el que cuentan los grandes de este medio. Esa capacidad de ver lo que otros no. O de disparar en el momento justo, en el momento decisivo. Y para ir más allá, desde mi experiencia como docente: ¿Es posible enseñar esta Mirada? ¿Es posible otorgar una Mirada al finalizar el curso? 

Instrucciones para disparar una cámara

Póngase de pie, separe sus piernas a la anchura de su cadera y manténgalas levemente dobladas, una delante de la otra.

Tome su cámara con ambas manos. Póngala a la altura de su cara. Intente unir ligeramente los codos a su pecho para mayor soporte.

Su mano izquierda debe sujetar la parte inferior de la cámara, mientras su mano derecha sostiene la cámara en su empuñadura, dejando el dedo índice libre sobre el botón de disparo.

Observe a través de la mira. Dispare.

GMP - Fotolibros Colombianos  - Varios Autores-9642-103.jpg

La mirada fotográfica integra un conjunto de mediaciones físico-técnicas, formales y culturales. En principio, todo estudiante busca el dominio de la técnica, de la máquina. Sin embargo, es curioso entender que hay gente que estudia fotografía, pero no quiere aprender fotografía. En la era de YouTube, se llega a la concepción de que la práctica fotográfica se limita al dominio de algunos trucos: lograr barridos sin sobreexponer, congelar movimientos veloces, desenfocar selectivamente, hacer fotos de noche, saber de lentes, conocer los gadgets.

Algunos aprendices se contentan con la idea de poder tener más seguidores y contar con buenos comentarios de sus imágenes construidas a partir de pasos ejecutables, como quien sigue un guion o una receta. Desde la docencia, es menester la investigación a profundidad de ese conocimiento compartido en blogs y video tutoriales, que muchas veces está fragmentado o no es del todo verídico. Además de asegurar que este conocimiento tenga una secuencia temática lógica, logrando que cada concepto esté articulado al siguiente.

Y es que la fotografía es un juego estructuralmente complejo, pero funcionalmente simple. Es decir “…quien maneja una cámara puede obtener excelentes fotografías sin ser consciente del proceso complejo que provoca cuando oprime el obturador” (Flusser, 2010, pág. 62). Este proceso, no tiene tanto que ver con el dominio del aparato físico, sino con la alfabetidad. La educación y la inteligencia visual del fotógrafo.

Más que enseñar a hacer fotos, un docente de fotografía debería compartir habilidades que faciliten el desarrollo del pensamiento fotográfico. Por supuesto, es necesario saber hacer las cosas. Un taller de iluminación en estudio tiene niveles de complejidad que un estudiante debe ir alcanzando para dominar la puesta en escena y la luz, pero podría caer en ser un curso orientado al saber hacer. Lo importante, desde mi perspectiva, será la armonía entre el qué, el cómo y el para qué, así, de entrada, lo que atraiga más al estudiante sea la posibilidad de lograr un resultado visual impactante.

GMP - Fotolibros Colombianos  - Varios Autores-9643-104.jpg

Sin embargo, ¿será posible, después de esa formación, conseguir un estilo? ¿Será posible lograr otorgar una voz o una Mirada, al entregar las notas aprobadas de un curso?

Muchas veces no se trata de enseñarle algo a alguien, sino de darle herramientas para que descubra lo que necesita. Y es que, en ninguna clase de fotografía, podremos enseñarle a otro qué le interesa. Podemos abrir panoramas, servir de facilitador, motivador o incluso de instigador. Pero no podemos darle una voz.

Buena parte de la enseñanza fotográfica es generar condiciones para que el alumno consiga, algún día, tener su propia mirada. Por eso, a veces, lo importante de este camino de aprendizaje no está en las aulas, ni siquiera durante el tiempo del curso, sino mucho tiempo después, en otro lugar.

GMP - Fotolibros Colombianos  - Varios Autores-9645-105.jpg

Esa constitución de miradas y de puntos de vista son las que nos permiten observar el abanico tan amplio de visiones sobre los mismos temas, en este caso, sobre lo pequeño, lo mediano o lo grande En esta publicación podemos dilucidar el mosaico de universos, la compleja red de mediaciones, hechos culturales, discernimientos y valoraciones que, a partir de un tema específico y angustiantemente abierto permite observar el producto de una construcción editada de forma colectiva. La visión de lo pequeño, lo mediano o lo grande, se atraviesa desde la mirada del fotógrafo. Y al revisar estas revistas, se atraviesa nuevamente por mi propia mirada: por lo que sé, lo que he leído, lo que he sentido y he aprehendido.


VIVIANA AGUILLÓN - instagram - viviana.aguillon@unad.edu.co


Datos y enlaces externos sobre este fotolibro.

Datos de Publicación

Página web del proyecto: www.revistapmg.com

Autores: Varios.

Editores: Manuel Kalmanovitz + Nicolas Consuegra

Editorial: Revista Matera

Revista P 
Tamaño: 12 x 16.5 cm.

Revista M
Tamaño: 16.5 x 24 cm.

Revista G
Tamaño: 24 x 33 cm.

¿Donde Comprar?

En Bogotá:

Librería NADA

Revista Matera

*Si conoce otros puntos de venta háganoslo saber y pondremos aquí la información.